El COVID-19 le arrebató a sus padres con apenas 5 días de diferencia

0
4

«No podemos seguir desafiando al virus porque existe, y a nosotros nos golpeó muy fuerte, porque se nos llevó a los dos», dijo Veronica Carignano, la hija de Antonio y Belkis.

Tener que despedir a un ser querido, sobre todo si se trata una madre o un padre, a sabiendas es un hecho de profundo dolor.

Pero, despedir a ambos con poco tiempo de diferencia implicaría una tristeza aun más severa.

Esto es lo que en particular siente hoy Verónica Carignano. El COVID-19 le arrebató a su padre y a su madre, y entonces, la simple estadística se traspasó a la carne propia.

“Mis papas tenían 86 años (Belkis) y 90 (Antonio), eran grandes, pero tenían una vida totalmente normal antes de esto, estaban perfectos de salud. Estaban adentro de su casa, con todos los cuidados. Tengo una hermana que vivía con ellos, yo que vivo enfrente los veía de lejos, y tengo otra hermana que solo venía lo necesario”, contó Verónica en diálogo con Hugo Isaak por Cadena OH en el programa Todo al Mediodía.

“Ellos no salían de casa desde que empezó la cuarentena, lo entendieron perfecto. Mi papá fue el diariero del barrio hasta que empezó la cuarentena, hacía su reparto caminando, pensamos que con el se nos iba a complicar, pero el lo entendió y no salió más”, agregó al relato.

Por otro lado, Verónica admitió que cuando se habilitaron las reuniones familiares de hasta 10 personas “nos juntábamos en un patio muy grande, y ellos para estar allí se ponían barbijo“.

“Un día de golpe se empezó a sentir mal mi mama, tenía un poquito de fiebre, llamamos al servicio de emergencia, la internaron y se activó todo el protocolo. Antes que la internen la vi, le dije que te amo, le explique que iba a estar unos días sola hasta que le den el resultado del hisopado”, dijo y agregó: “después mi papa dio positivo, y también lo internamos en el mismo lugar, con una semana de diferencia“.

Al respecto, Verónica admitió que suma tristeza que su “mama estaba entubada, dormida y nunca se enteró que mi papá estaba internado”.

“Mi papa se descompensó el sábado 12, y a las horas falleció. Mi mama la luchó, y tras 15 días internada falleció”, expresó.

Por último, Verónica contó que cuando estuvo en “en el crematorio llevaban chicos jóvenes, esto no tiene edad. Te agarra mal parado y te lleva. No podemos seguir desafiando al virus porque existe, y a nosotros nos golpeó muy fuerte porque se nos llevó a los dos“.

“Hoy, sin ese virus, yo tendría a mis papas conmigo”, culminó.

Comentários no Facebook