Expulsaron del barrio Las Flores a una monja que atemorizaba a sus vecinos

0
6

La semana pasada corrió con un arma blanca a un grupo de chicos que jugaban al fútbol en la planta baja. También puso rejas y candados para bloquear el acceso del monoblock 4, ubicado en el barrio de la zona norte de la capital provincial.

Una monja de 53 años fue detenida la semana pasada en barrio Las Flores I de la ciudad de Santa Fe. Este lunes recuperó la libertad bajo alternativas a la prisión preventiva, luego de que la fiscal María Laura Martí la imputara por una serie de delitos y contravenciones cometidas contra sus vecinos del monoblock 4.

Los episodios que se relatan en el barrio de la zona norte de la ciudad son muchos. Algunas de esas historias fueron llevadas a tribunales el viernes pasado, cuando la fiscal Martí imputó a Elbia Eugenia L. por amenazas, usurpación, desobediencia y falsas denuncias.

En una audiencia que estuvo dirigida por el juez Jorge Patrizi y que se realizó por Zoom, la representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA) narró media docena de situaciones. Desde discusiones por ruidos molestos que derivaron en la exhibición de un cuchillo; hasta la clausura de una de las escaleras de ingreso al monoblock 4 que dejó aislados a cuatro propietarios, dos de los cuales debieron buscar accesos alternativos.

La Justicia constató lo denunciado hace ya varios años -desde el 2014 que está cerrada la escalera-, y que afecta a los departamentos 13, 14, 15 y 17, porque el 16 y 18 están habitados por la imputada y una de sus hermanas.

La mujer pertenece a la Orden del Carmen del Arzobispado de Rosario y desde hace al menos seis años amenaza con matar a distintas personas que residen allí. En el barrio la llaman “la falsa monja” o “la monja cuchillera”.

El 24 de noviembre de 2019, fue acusada de interrumpir un cumpleaños de 6 años, profiriendo insultos a adultos y niños por igual, a quienes amenazó de muerte: “Los voy a degollar a todos”, pronunció. En esa ocasión, fueron sus hermanas quienes la contuvieron y llevaron a su casa, desde donde llamó al 911 para denunciar ruidos molestos.

Comentários no Facebook